#NOMEQUEDOOFFLINE
Una iniciativa de Chilena Consolidada para que te hagas parte de la vida digital de tus hijos.
No te quedes afuera y aprende todo lo que tienes que saber para que tus niños estén seguros en la red.

BLOG

Tres ideas para conversar sobre la infoxicación

Recientemente, se ha acuñado un término para referirse al fenómeno de absorber y compartir contenido indiscriminadamente, sin la validación de la fuente: infoxicación.

¿Qué significa esto?  La infoxicación se refiere a cuando el contenido en vez de informarnos para tomar mejores decisiones, nos perjudica.

Hay tres aspectos centrales que deben primar en una conversación con nuestros hijos, para que ellos puedan realmente informarse y sacar provecho a lo que ven en las redes.

1- Polarización: Nuestros hijos deben saber que lo que nos muestran en primer lugar en las redes sociales no es necesariamente lo más veraz, sino que se trata del contenido que tiene índices más altos de popularidad social. El contenido popular usualmente tiene componentes emocionales, de alto impacto y, por lo general, es controversial. Ese es justamente el tipo de contenido que hace que la gente quiera opinar, porque siente que tiene “algo que decir”. Mientras más controversial es el contenido, más invita a las personas a pronunciarse. Esto hace que el contenido sea más popular y, por ende, se muestre primero en las redes sociales. El problema con esto, es que si solo vemos esas noticias populares, nuestra visión de mundo puede terminar viéndose polarizada, porque la controversia que causan las noticias con impacto emocional hace que nos centremos más en la divergencia de opiniones que en los grados de acuerdo que podemos tener con el de al lado.

¿Cuál es el mensaje, entonces? La única forma de construir relaciones con otras personas es enfocándonos en las cosas que tenemos en común y los puntos de vista que sí compartimos. Usualmente, son muchos. El problema aparece cuando nos focalizamos solo en las cosas que  nos distinguen del resto, porque ahí todos somos diferentes. Las redes nos muestran principalmente las diferencias, pero nosotros debemos esforzarnos por encontrar lo común.

2- Negatividad: Las personas en el mundo offline se regulan al conversar con los demás. Cuando vemos físicamente al otro, se activan una serie de normas sociales en nuestras cabezas. Estas normas nos llevan a tener un trato más respetuoso, nos hacen medir las potenciales consecuencias de nuestras palabras y en vez de decir lo que pensamos sin filtro, pensamos lo que decimos.

En el mundo online, esto cambia. La pantalla entrega la sensación de anonimidad, y eso lleva a que  las personas en vez de piensen lo que van a decir, digan lo que piensan sin medir consecuencias.

¿Cuál es el mensaje, entonces? Nuestros hijos deben saber que cuando aprenden de la realidad a través de las redes sociales, su visión del mundo se hace más negativa. No podemos pretender que no nos afecten la gran cantidad de groserías y lenguaje negativo que vemos.

3 – Fake news: Las personas toman decisiones en función de la información que tienen, y si no tienen información correcta, van a tomar peores decisiones.

En las redes sociales, circula mucha información que es falsa, para hacernos creer que estamos en una realidad diferente a la que vivimos. Hay tres grandes “tipos” de fake news (noticias falsas) y es fundamental aprender a reconocerlas:

La primera, es cuando alguien inventa una información a través de un medio o canal falso y la hace parecer fidedigna. Este tipo de fake news son las más fáciles de reconocer, porque solo basta con ver la fuente y origen de la información.

La segunda, sucede cuando una persona comparte solo una parte de la historia, recortando un video o imagen, y escondiendo otro segmento, con el fin de difundir su visión de mundo. Las noticias falsas no reconocen bandos, pero sí se aferran a ideologías y extremos. Cuando ello sucede, debemos informarnos y revisar la historia completa.

La tercera forma de fake news es mucho más compleja. Viene de una técnica persuasiva, llamada ejemplificación. Se produce cuando se toman imágenes reales (que por lo general son muy impactantes), y al divulgarlas, se advierte que eso que se ve en las imágenes, está pasando en todas partes, aunque se trate de un caso aislado o una minoría. Es decir, generalizan.

¿Cuál es el mensaje, entonces? No solo hay explicarles a nuestros hijos cómo reconocer y reaccionar a una noticia falsa, sino que se les debe dejar claro el problema de fondo que origina las fake news. Esto es, que las noticias falsas generan un entorno falso, adecuando la realidad a una exclusiva visión del mundo, inventando una realidad paralela.