#NOMEQUEDOOFFLINE
Una iniciativa de Chilena Consolidada para que te hagas parte de la vida digital de tus hijos.
No te quedes afuera y aprende todo lo que tienes que saber para que tus niños estén seguros en la red.

BLOG

Cyberbullying

Las tres cosas que debemos saber del cyberbullying

Como padres hoy es fundamental entender: 1) Qué pasa por la cabeza de un menor cuando se ve violentado por redes sociales, 2) Cuáles son los indicadores para darnos cuenta de que está siendo agredido y 3) Qué acciones podemos tomar para ayudar a nuestros hijos.

Por Daniel Halpern. PhD en Information and Communication Sciences. Profesor de la Facultad de Comunicaciones y del MBA en la Pontificia Universidad Católica de Chile, director del think tank TrenDigital y EducomLab.

¿Qué pasa por la cabeza de un menor cuando se ve violentado por redes sociales?

Los casos más complejos generalmente suceden cuando es grabado cometiendo un error o por una filtración de un video o imagen íntima. La publicación busca exponerlo de forma pública, lo que se agrava si se agregan comentarios para denigrarlo.

Acá se produce el primer quiebre emocional: se proyecta a sí mismo con la acción y se asusta porque cree que ahora todos lo verán así. Piensa que “es” esa acción.

El segundo quiebre sucede cuando ve que el mensaje se difunde por otros. La gran cantidad de actividad en redes los hace creer que todos están hablando de ello y genera un tercer quiebre: la pérdida de límites en tiempo (el ataque es constante) y espacio privado (los ve desde su hogar), lo que cierra en su cabeza cualquier posibilidad de respuesta.

Acá, aparece el cuarto quiebre, al sentir que es tan grande lo sucedido, que no hay vuelta atrás. Y se cierra en sí mismo, para finalmente pensar que nadie puede ayudarlo.

¿Cuáles son los indicadores que podrían alertarnos sobre una situación de cyberbullying?

La literatura reconoce seis factores relevantes:

  1. Nerviosismo cuando llegan mensajes de texto.
  2. Molestia o frustración después de estar online o en sus teléfonos.
  3. Reticencia a hablar de cosas que pasan online.
  4. Dificultad para dormir de noche o señales de cansancio extremo o sueño durante el día.
  5. Pérdida de interés en las actividades que antes sí les atraían.
  6. Conductas de depresión y antisociales.

¿Qué acciones podemos tomar para ayudar a nuestros hijos?

Y por último, no hay duda que como padres debemos ayudar a prevenir las agresiones que puedan sufrir nuestros hijos. Pero más importante es que sientan nuestro apoyo incondicional. ¿Cuáles son las 6 recomendaciones más relevantes en esta línea?

  1. Lo primero es darles tranquilidad a nuestros hijos. Para ello se debe reconocer la gravedad de los hechos y nunca decirles “son solo mensajitos”. Tampoco es el momento de juzgar y menos de culpabilizar. Tenemos la obligación de entender por lo que están pasando como víctimas y evitar que se sientan solos.
  2. Luego debe capturarse el material para poder denunciar. Aunque sea doloroso, es fundamental tener una prueba para mostrar la gravedad de los hechos.
  3. Posteriormente se deben denunciar estos ataques a los administradores de las respectivas redes sociales y también hacérselo saber a los profesores para que apoyen en la denuncia contra las autoridades. Es un delito hostigar a otra persona.
  4. Ajustar la configuración de privacidad para que solo puedan acceder usuarios conocidos. Bloquear, silenciar o eliminar los contactos que podrían hostigar.
  5. Una vez que se les entrega seguridad, debemos intentar que elimine las notificaciones y que se aleje de las redes por un tiempo. Así, si siguen llegando se evita que los mensajes en contra interrumpan el resto de las actividades del día a día.
  6. En caso que continúen las agresiones, no es recomendable responder los mensajes. Solo se agrandará el problema.